El Informe Stern

En otoño de 2006 el prestigioso economista Nicholas Stern presentó al Primer Ministro del Gobierno Británico, Tony Blair, el documento conocido como Informe Stern. Éste había sido uno de los encargos que surgieron de la cumbre del G-8 celebrada en Gleneagles el 2005, y pretendía responder a una doble pregunta que se hicieron los líderes mundiales: cuánto cuesta mitigar el cambio climático y que costaría no hacerlo. Una de las conclusiones más importantes que se extraen del estudio se resume en la afirmación que hay que invertir el 1% del PIB en medidas de mitigación del cambio climático de manera inmediata, ya que si no lo hacemos los efectos del cambio climático podrían llegar a costar el 5% del PIB, y en el peor de los escenarios previstos hasta el 20%.

Informe Stern