Fundación Empresa & Clima

  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
Inicio
Plástico y medioambiente, su futuro en nuestras manos
PDF Imprimir E-Mail

Hace mucho tiempo que el plástico está en boca de todos. Ya en 1967, un jovencísimo Dustin Hoffman era alentado a trabajar en "plastics" como un sector “con gran futuro” en la oscarizada película “El graduado”. Han pasado casi 50 años y se sigue hablando del plástico aunque sea, cada vez en más ocasiones, por su relación con el medioambiente.  

Sin ir más lejos, 2014 comenzaba con la publicación de un estudio realizado por científicos del colegio Royal Holloway de la Universidad de Londres y del Museo de Historia Natural de la misma ciudad en el que se aseguraba que debajo del Támesis había otro río, éste compuesto por residuos plásticos como bolsas y botellas.

Las críticas al sector vuelven a estar a la orden del día. Desde las que piden la prohibición del uso del plástico, a las que solicitan razonablemente la búsqueda de alternativas, entre las que suenan con fuerza los bioplásticos. Los bioplásticos son plásticos cuyo origen es natural no sintético (se producen a partir de biomasa como el maíz, la caña de azúcar o la fécula de patata) y/o son biodegradables, es decir, un 90% de su peso se descompone de manera natural en el ambiente en seis meses o menos. Éstos aparecen cada año como alternativa a las bolsas de plástico de polietileno del supermercado (el tipo de plástico con el que se fabrican las bolsas normalmente), y es que uno de los caballos de batalla contra el sector plástico son las bolsas de un solo uso de los supermercados. Pero, ¿son de verdad las bolsas de polietileno tan destructivas para el medioambiente como dicen?

Múltiples estudios científicos han comparado el ciclo de vida de una bolsa de plástico convencional con las alternativas existentes en los supermercados (bolsa de papel, de algodón y de rafia), y en todos los casos los resultados son favorables a la bolsa de plástico. Por citar alguno, un análisis de 2011 desarrollado por la Agencia de Medioambiente de Reino Unido concluyó que para fabricar una bolsa de papel se contamina el equivalente a fabricar tres bolsas de polietileno y que contamina lo mismo fabricar una única bolsa de algodón que 131 bolsas de plástico de las actuales. Pero es que si miramos la huella hídrica también vence el polietileno; se necesitan 8,8 litros para fabricar una bolsa de papel mientras que son 0,7 los litros que requiere una bolsa de plástico.

A estos datos objetivos se une el dilema de si es ético utilizar alimentos para fabricar plástico – Méjico achacaba ya en 2009 la subida del precio del maíz a este fenómeno –. También se añaden estudios, como el presentado por la Asociación Europea de Transformadores Plásticos, en el que se asegura que mezclar un 2% de plástico biodegradable con el plástico común en el flujo de reciclaje deteriora las propiedades mecánicas y visuales del reciclado final (por lo que deben reciclarse por separado para poder preservarlas).

Parece pues que las alternativas a la bolsa de plástico de polietileno no acaban de ser medioambientalmente todo lo verde que prometían. Los estudios demuestran que, pese a que su impacto ecológico no es nulo, el plástico es la mejor opción medioambiental para la mayoría de sus usos.

Además existen materiales que pueden mejorar la huella medioambiental del producto final plástico sin necesidad de prescindir de él. Actualmente se pueden elaborar bolsas de plástico, envases o botellas con un elevado porcentaje mineral, una opción más sostenible que se consigue con concentrados o masterbatches minerales como el carbonato cálcico o el talco. El resultado en las aplicaciones finales es un producto con mejores propiedades mecánicas, más económico y con menor huella de carbono.

También se han diseñado mecanismos para recuperar las mermas y residuos plásticos eficientes que mejoran el medioambiente. Con esta recuperación no solo se evita la acumulación de residuos plásticos sino que se alarga el tiempo de vida útil del material.

Queda claro que el mayor inconveniente al uso del plástico no es el impacto medioambiental que causa su fabricación, cada vez menor gracias a los nuevos concentrados minerales y los efectivos sistemas de recuperación, sino el uso que los usuarios finales le damos a los productos fabricados con plástico. Para hablar de la relación entre plástico y medioambiente es inevitable desempolvar el debate social sobre si la culpa de la contaminación es del material o del usuario, ¿acaso es el plástico el responsable de terminar en el fondo de un río en lugar de en un contenedor?

Las compañías del sector plástico estamos poniendo todos nuestros esfuerzos en el cuidado del entorno mediante la investigación y el desarrollo de productos más sostenibles. Empresas como GCR Group elaboran concentrados minerales que mejoran la ecología del producto o reinventan la recuperación y valorización de las mermas plásticas. Gracias a nuestros productos, podemos fabricar envases con menor huella de carbono o bolsas de plástico con menor contenido de petróleo, y por lo tanto más ecofriendly, pero no podemos, sin embargo, decidir dónde el consumidor depositará ese envase o si reutilizará la bolsa del supermercado. Por eso es necesario que la dirección hacia la sostenibilidad que están tomando las empresas vaya de la mano de una educación ambiental de la ciudadanía.

Hay futuro en el plástico. GCR Group es un claro ejemplo de cómo es posible innovar en favor de la sostenibilidad. Con los avances del sector y una concienciación mayor por parte de todos quiero pensar que estamos a punto de asistir al fin del estigma medioambiental que persigue al plástico en los últimos tiempos. Estoy convencido de que alguna película que aún no se ha rodado incluirá un diálogo en el que se hablará del plástico como un material del presente que no destruye el futuro porque, afortunadamente, no le da la espalda al medioambiente.  


GCR Group
Miembro Base de la Fundación Empresa y Clima
 

C/ Mallorca 277 4º - A 
08037 Barcelona
tel. 93 004 75 17      
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

email

RSS logo