SALA DE PRENSA

Reino Unido da un “hachazo” del 8% a sus emisiones de CO2

Las emisiones de CO2 en el Reino Unido bajaron un 8% en el 2014, el mayor descenso experimentado en las tres últimas décadas y en plena recuperación económica, según datos del Ministerio de Energía y Cambio Climático. Las suaves temperaturas, la disminución del uso del carbón y el aumento de las renovables son las tres principales razones detrás del hito histórico.
“Nuestro plan para “descarbonizar” la economía está funcionando”, aseguró el ministro de Energía y Cambio Climático, Ed Davey. “Las renovables han crecido hasta convertirse en una quinta parte de nuestra tarta energética. Es esencial que sigamos estimulando nuestras fuentes internas para garantizar nuestra seguridad energética y para que la economía siga creciendo, al tiempo que reducimos las emisiones”.
Pese a los intentos del liberal-demócrata Davey de capitalizar el éxito, los grupos ecologistas advirtieron que el Partido Conservador de David Cameron amenaza con atajar todos los progresos si sigue adelante con sus planes para abrir la campiña inglesa al “fracking” (a la busca del gas pizarra) y para recortar los subsidios a la energía eólica marina, la auténtica proa de las renovables en el Reino Unido.

En el último año, la energía solar ha experimentado también un gran impulso en el Reino Unido, que ha duplicado prácticamente los 2,8 gigawatios instalados a finales del 2013 hasta llegar a los 5 gigawatios y adelantar incluso a España en el “top ten” de los países con mayor potencia instalada en fotovoltaica. Aun así, el cambio de normativa de los subsidios que entrará en vigor en los próximos meses puede poner en riesgo la “primavera solar” en el sur de Inglaterra, que ha atraído a cientos de ingenieros, “epecistas” y montadores españoles.

La espectacular caída de las emisiones ha pillado en cualquier caso por sorpresa al propio Gobierno británico. En el 2009 se registró también un notable descenso, superior al 5%, causado directamente por la disminución de la actividad económica en plena crisis financiera. Le siguieron cinco años de estabilización de las emisiones, hasta que la puesta en marcha de los grandes proyectos de eólica marina -como el London Array o el West Of Duddon Sands- han marcado finalmente la diferencia.

Los datos del 2014 servirán como “pasaporte” al Reino Unido de cara a la conferencia del clima que se celebra a finales de diciembre en París. El 31 de marzo es la fecha límite en la que los países participantes deberán presentar sus propuestas sobre cómo recortar sus emisiones para evitar que las temperaturas en el planeta aumenten más de 2 grados centígrados, el límite fijado por los científicos para evitar un impacto catastrófico del cambio climático.

Las emisiones de CO2 en el Reino Unido bajaron un 8% en el 2014, el mayor descenso experimentado en las tres últimas décadas y en plena recuperación económica, según datos del Ministerio de Energía y Cambio Climático. Las suaves temperaturas, la disminución del uso del carbón y el aumento de las renovables son las tres principales razones detrás del hito histórico.

“Nuestro plan para “descarbonizar” la economía está funcionando”, aseguró el ministro de Energía y Cambio Climático, Ed Davey. “Las renovables han crecido hasta convertirse en una quinta parte de nuestra tarta energética. Es esencial que sigamos estimulando nuestras fuentes internas para garantizar nuestra seguridad energética y para que la economía siga creciendo, al tiempo que reducimos las emisiones”.
Pese a los intentos del liberal-demócrata Davey de capitalizar el éxito, los grupos ecologistas advirtieron que el Partido Conservador de David Cameron amenaza con atajar todos los progresos si sigue adelante con sus planes para abrir la campiña inglesa al “fracking” (a la busca del gas pizarra) y para recortar los subsidios a la energía eólica marina, la auténtica proa de las renovables en el Reino Unido.
En el último año, la energía solar ha experimentado también un gran impulso en el Reino Unido, que ha duplicado prácticamente los 2,8 gigawatios instalados a finales del 2013 hasta llegar a los 5 gigawatios y adelantar incluso a España en el “top ten” de los países con mayor potencia instalada en fotovoltaica. Aun así, el cambio de normativa de los subsidios que entrará en vigor en los próximos meses puede poner en riesgo la “primavera solar” en el sur de Inglaterra, que ha atraído a cientos de ingenieros, “epecistas” y montadores españoles.

La espectacular caída de las emisiones ha pillado en cualquier caso por sorpresa al propio Gobierno británico. En el 2009 se registró también un notable descenso, superior al 5%, causado directamente por la disminución de la actividad económica en plena crisis financiera. Le siguieron cinco años de estabilización de las emisiones, hasta que la puesta en marcha de los grandes proyectos de eólica marina -como el London Array o el West Of Duddon Sands- han marcado finalmente la diferencia.

Los datos del 2014 servirán como “pasaporte” al Reino Unido de cara a la conferencia del clima que se celebra a finales de diciembre en París. El 31 de marzo es la fecha límite en la que los países participantes deberán presentar sus propuestas sobre cómo recortar sus emisiones para evitar que las temperaturas en el planeta aumenten más de 2 grados centígrados, el límite fijado por los científicos para evitar un impacto catastrófico del cambio climático.

Fuente: El Mundo