SALA DE PRENSA

Marcas distintas a Volkswagen emiten más de lo permitido, según Alemania

La Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA) informó hoy que ha detectado valores de emisiones de gases contaminantes por encima de lo permitido en varios fabricantes, en una investigación iniciada a raíz del escándalo de Volkswagen.

La KBA en un comunicado explica que según “datos brutos”, han podido comprobar “elevados valores de NOx en distintas condiciones de conducción y ambientales”, la nota no aclara qué marcas o modelos incumplen la normativa.

Las autoridades alemanas están ahora en conversaciones con los fabricantes de vehículos afectados por estos resultados, para valorarlos.

Cuando concluya esta fase consultiva podrían buscarse “consecuencias legales”, aseguró el organismo.

La KBA comenzó a finales de septiembre una revisión generalizada de vehículos, después de que estallase el escándalo de la manipulación de los datos de emisiones de Volkswagen a raíz de una denuncia de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) de EEUU.

La oficina se propuso entonces revisar más de 50 modelos distintos de los principales fabricantes alemanes -Volkswagen, BMW, Daimler- y de otras casas extranjeras, como Ford, Alfa Romeo, Dacia, Hyundai o Mazda.

Hasta el momento se han realizado dos tercios de los análisis programadas, tanto en las instalaciones de pruebas como en conducción en carreteras.

Según apuntó un portavoz del Ministerio alemán de Transportes, los resultados se recogerán en un informe conjunto, aunque no avanzó la fecha en la que se hará público.

El pasado septiembre Volkswagen reconoció haber incluido un software ilegal en unos 9,5 millones de vehículos para que, cuando fuesen llevados a un banco de pruebas, cumplieran con la regulación medioambiental en la emisión de gases como el NOx, aunque en condiciones normales no lo hicieran y contaminaran mucho más.

A comienzos de este mes informó de que también había detectado “irregularidades” en la certificación de emisiones de CO2 que afectaban a alrededor de 800.000 vehículos del grupo.

La BKA ordenó poco después analizar de nuevo las emisiones de CO2 y el consumo de combustible en los modelos con motores diésel de 1,4, 1,6 y 2 litros y en los de gasolina de 1,4 litros.

Según ha señalado, informará a las autoridades europeas de cualquier resultado relevante de sus investigaciones.

Fuente: Expansión