SALA DE PRENSA

Los alcaldes de 25 ciudades se comprometen a reforzar el Acuerdo de París y ser neutras en carbono para el 2050

Los alcaldes de 25 grandes ciudades del mundo se han comprometido a aplicar ambiciosos planes de acción contra el cambio climático antes de que finalice el año 2020 con la meta de garantizar ciudades neutras en emisiones de gases invernadero antes de 2050. Estos planes servirán para que las ciudades cumplan su parte en lo que respecta a los objetivos del Acuerdo de París. La idea de descarbonizar la economía es una estrategia central del referido pacto de París; con ella se busca una suma de cero emisiones, algo que se puede conseguir con la eliminación gradual del uso de los combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas…), reducción de consumo energético, fomento de las electricidad renovable (eólica, fotovoltaica…) y otras iniciativas para compensar y neutralizar las emisiones de CO2.

En concreto, estos planes de acción contra el cambio climático, desarrollados con el apoyo del grupo C40, ayudarán a las ciudades más grandes del mundo a reducir las emisiones de forma drástica durante la próxima década y a alcanzar la neutralidad en emisiones antes de 2050.

Los planes también pondrán de manifiesto cómo se adapta cada ciudad y cómo aumenta su resiliencia tanto a crisis provocadas por el cambio climático como a fenómenos meteorológicos extremos. Los planes pondrán de relieve los beneficios que supone la lucha contra el cambio climático para todos los ciudadanos en los ámbitos social, económico y medioambiental.

Las ciudades de la red C40 que han respaldado este compromiso son Austin, Accra, Buenos Aries, Barcelona, Boston, Ciudad del Cabo, Caracas, Copenhague, Durban, Londres, Los Ángeles, Melbourne, Ciudad de México, Milan, Nueva York, Oslo, París, Philadelphia, Portland, Quito, Río de Janeiro, Salvador, Santiago de Chile, Stockholm y Vancouver.

Apoyo a África

Además, el C40 anunció que ofrecerá apoyo directo a nueve grandes ciudades africanas para desarrollar planes de acción contra el cambio climático. Estos planes serán concretos, se basarán en pruebas y se desarrollarán conforme a los objetivos del Acuerdo de París. Este proyecto sin precedentes forma parte de la Iniciativa Internacional por el Clima (IKI) que, gracias a una decisión adoptada por el Bundestag alemán, recibe el apoyo del Ministerio alemán de Medio Ambiente.

Las ciudades beneficiadas son: Accra (Ghana), Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Dakar (Senegal), Dar es-Salaam (Tanzania), Durban (Sudáfrica), Johannesburgo (Sudáfrica), Lagos (Nigeria), Nairobi (Kenia) y Tshwane (Sudáfrica). “El Acuerdo de París afirma claramente lo que debe ocurrir para que se asuman ambiciosas medidas frente al cambio climático”, afirmó Anne Hidalgo, alcaldesa de París y presidenta de C40.

“Los alcaldes de las ciudades más importantes del mundo están enseñando el camino para que disfrutemos de un futuro mejor, más saludable y más sostenible. Los alcaldes de C40 hacemos lo que tenemos que hacer, no sólo lo que podemos hacer, y estos planes ilustran a la perfección nuestra filosofía de acción”. Con el apoyo de socios clave, como C40 y el Ministerio alemán de Medio Ambiente, las ciudades africanas podrán contribuir a los esfuerzos por alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

Barcelona, en la conferencia

El Ayuntamiento de Barcelona acude a Bonn para participar en la cumbre mundial del Clima. El equipo municipal está encabezado por la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, y el Comisionado de Ecología, Frederic Ximeno.

Los representantes de Barcelona firmarán un nuevo compromiso internacional con las principales ciudades mundiales, asistirán a sesiones de debate y llevarán a cabo encuentros bilaterales con otros representantes municipales mundiales. A través del Plan Clima, Barcelona ha desarrollado diversas actuaciones de planificación y medidas de mitigación con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, aumentar la generación de energía renovable y local, mejorar la eficiencia energética.

Barcelona se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 40% en 2030 en relación al 2005 y aumentar 1,6 km2 de verde urbano como medida de adaptación. El Acuerdo de París insta a no superar el aumento de temperatura de 2º C y a hacer todo lo posible para no sobrepasar los 1,5º C respecto a los niveles preindustriales. En el caso de Barcelona, este refuerzo en la lucha contra el cambio climático, se materializará mediante el Plan Clima que actualmente está en proceso de participación pública y se presentará a principios de 2018 y que integra: la mitigación, la adaptación y la resiliencia, la justicia climática y la participación.

Fuente: La Vanguardia