SALA DE PRENSA

Líderes islámicos llaman al mundo a luchar contra el cambio climático

Sesenta representantes y líderes islámicos de 20 países firmaron el martes 18 de agosto en Estambul (Turquía) la primera Declaración Islámica sobre el Clima, un documento en el que se reconoce la responsabilidad de las actividades humanas en el actual cambio climático que afecta a todo el planeta y se reclama a la comunidad internacional la adopción de acuerdos y medidas concretas y efectivas en el marco de la Cumbre del Clima que se celebrará el próximo mes de diciembre en París.
La declaración adoptada en el transcurso del Simposio Internacional Islámico sobre Cambio Climático hace también un llamamiento a los 1.600 millones de musulmanes de todo el mundo a “jugar un papel activo en el combate contra el cambio climático”.
La Declaración Islámica se suma a otros acuerdos y resoluciones de comunidades religiosas sobre la lucha contra el cambio climático, entre las que se encuentran la encíclica Laudato si’ publicada el pasado 18 de junio por el papa Francisco y la carta rabínica sobre la crisis climática firmada el 13 de agosto por 403 líderes de la comunidad judía. En el mismo sentido, el Sínodo General de la iglesia de Inglaterra urgió recientemente a los líderes mundiales a adoptar en París compromisos concretos contra el cambio climático y se espera que durante los próximos meses líderes hindúes realicen su propia declaración al respecto. Se debe recordar también que en 2011, una veintena de líderes de la comunidad budista publicaron el documento El tiempo de actuar es ahora en el que se presentaba la primera Declaración budista sobre el cambio climático.
Reconocimiento de la situación y respuesta
La Declaración Islámica sobre el Clima pide a los gobiernos que se reunirán en París que “lleven sus discusiones hacia un resultado igualitario y obligatorio”, teniendo en cuenta cuatro puntos básicos: el consenso científico sobre el cambio climático, sobre que hay que estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que evite peligrosas interferencias antropogénicas con el sistema climático; la necesidad de establecer objetivos claros y sistemas de monitoreo; las nefastas consecuencias que no actuar tendría para el planeta Tierra; y, “la enorme responsabilidad que pesa sobre las espaldas de la COP, en nombre del resto de la humanidad y que incluye llevarnos a una nueva manera de relacionarnos con la Tierra de Dios”.
Los líderes musulmanes además llaman a las personas de todas las naciones y a sus líderes a eliminar progresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero lo antes posible para estabilizar las concentraciones de estos gases en la atmósfera, y a comprometerse en energías 100% renovables y en una estrategia de cero emisiones tan pronto como sea posible.
La declaración firmada el 18 de agosto apela específicamente a las naciones más ricas y a los estados productores de petróleo a llevar el liderazgo para la eliminación gradual de sus emisiones de gases de efecto invernadero “lo antes posible y, como muy tarde, a mitad de este siglo”.
Agradecimiento de Naciones Unidas
La Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Christiana Figueres, ha acogido con satisfacción y reconocimiento la declaración de los líderes reunidos en Turquía. “Un futuro de energías limpias y sostenible para todos depende sobre todo de un cambio mayor en la comprensión de cómo valoramos al medio ambiente y a los demás. Las enseñanzas del Islam, que enfatizan en el deber de los humanos como guardianes de la Tierra y el papel del profesor como guía para corregir el comportamiento, son una guía tomar las acciones correctas frente al cambio climático”, ha indicado Figueres en una declaración oficial.
Durante el primer día del Simposio Internacional Islámico sobre Cambio Climático, el lunes 17 de agosto, el director de Estrategia de la CMNUCC, Halldór Thorgeirsson, anunció las expectativas clave de Naciones Unidas para el acuerdo universal sobre el cambio climático de diciembre.
“Debido al hecho de que el calentamiento provocado por el dióxido de carbono perdura durante muchos siglos, cualquier límite al calentamiento exige que las emisiones netas de dióxido de carbono al final caigan a cero. Evitar un cambio climático peligroso requiere no solo un ajuste de los sistemas existentes, sino una transformación económica fundamental, que haga posible una profunda, y posteriormente total, descarbonización del abastecimiento energético”, indicó Halldór Thorgeirsson ante los líderes islámicos reunidos en Estambul.

 

Fuente: La Vanguardia