SALA DE PRENSA

Las petroleras intentan no quedarse fuera del pacto sobre cambio climático

“El cambio climático es un desafío crítico para nuestro mundo”, reconocen seis grandes grupos petroleros europeos en un escrito enviado a Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. BP Group, BP, Eni, Royal Dutch Shell, Satoil y Total intentan no quedarse fuera de los acuerdos contra el calentamiento global que se cerrarán en una cumbre internacional en París a finales de año, donde se deben aprobar los mecanismos para sustituir al Protocolo de Kioto. El escrito también lo han remitido a Laurent Fabius, ministro francés de Exteriores y presidente de la cumbre de París de diciembre, la denominada COP21.

La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero es el principal objetivo de ese encuentro y de las negociaciones previas que los Gobiernos están manteniendo. Las principales economías del mundo están presentando sus compromisos para la reducción de las emisiones. Y las compañías dedicadas a las energías fósiles están en el punto de mira de un modelo económico que debe tender a la descarbonización, como reconocía la semana pasada la propia Figueres.
Ante esta situación, estas seis grandes petroleras europeas -las americanas han preferido no firmar el escrito enviado a la ONU- intentan moverse para no quedar al margen de los acuerdos que puedan surgir de París. Las empresas sostienen que quieren “abrir un diálogo directo con la ONU y los Gobiernos”.

La fórmula que proponen pasa por fijar precios al carbono, es decir, por los mercados de compra y venta de derechos de emisión, que ahora mueven al año alrededor de 34.000 millones de dólares, unos 31.000 millones de euros, según el último informe del Banco Mundial.

Estas seis grandes empresas creen que fijar precios al carbono puede “desalentar las opciones de alto contenido” en CO2 y “reducir la incertidumbre que ayudará a estimular las inversiones en las tecnologías bajas en emisiones”. Piden “marcos reguladores transparentes, estables y ambiciosos”.

La difusión de esta carta, adelantada por el Financial Times, coincide con la apertura en Bonn (Alemania) de una conferencia, apadrinada por la ONU y en la que habrá negociadores de 190 países, en la que se pretende avanzar en el borrador del protocolo que se debe aprobar en París. El objetivo último de este nuevo acuerdo es una reducción de las emisiones para que el aumento de la temperatura no supere los dos grados con respecto a los niveles preindustriales.

“Reconocemos que la tendencia actual de las emisiones de gases de efecto invernadero es superior a lo que (…) es necesario para limitar el aumento de la temperatura a menos de dos grados por encima de los niveles preindustriales”, indican en su misiva los responsables de las seis grandes petroleras. “El desafío es ahora cómo satisfacer una mayor demanda de energía con menos CO2”, añaden. “Estamos listos para desempeñar nuestro papel”, aseguran estas empresas.
Fuente: El País