SALA DE PRENSA

Las emisiones mundiales de CO2 vuelven a crecer tras tres años de estancamiento, catapultadas por China

Las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero están volviendo a aumentar en 2017, tras tres años de estancamiento, según investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA) y del centro de estudios Carbon Global Project. La previsión es que este año aumentarán un 2%. Hasta ahora, se pensaba que las emisiones de gases iban a alcanzar pronto su pico máximo una vez constatados esos tres últimos años de crecimiento mínimo o nulo. Las nuevas proyecciones para el 2017 no son, pues, un mensaje nada halagüeño para los políticos y los delegados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Bonn esta semana.

La investigación, publicada simultáneamente en las revistas Nature Climate Change, Earth System Science Data Discussions y Environmental Research Letters, revela que las emisiones globales de todas las actividades humanas llegarán a 41.000 millones de toneladas en 2017, tras el aumento previsto del 2% en la quema de combustibles fósiles. En concreto, las emisiones mundiales de combustibles fósiles llegarán a 37.000 millones de toneladas de dióxido de carbono pero alcanzarán las 41.000 millones de toneladas incluyendo la deforestación

Las cifras apuntan a que China es la principal causa del nuevo crecimiento de las emisiones de combustibles fósiles, con un crecimiento proyectado del 3.5%. El uso del carbón allí se ha incrementado en un 3%; el uso de petróleo, un 5%, y el del gas natural, casi 12%.

En cambio se espera que las emisiones de CO2 disminuyan en un 0,4% en EE. UU. y un 0,2% en la UE, (baja menor a la de la década anterior).

El investigador principal, el profesor Corinne Le Quéré, directora del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la UEA, dijo: “Las emisiones mundiales de CO2 parecen volver a subir con fuerza después de un período estable de tres años. Esto es muy decepcionante”.

“Con unas emisiones mundiales de CO2 procedentes de las actividades humanas estimadas en 41.000 millones de toneladas para 2017, el tiempo se está acabando a nuestra capacidad para contener el calentamiento muy por debajo de los 2º C y mucho menos por debajo de 1,5º C”, añadió.

Esperar la valoración

En la última década, los combustibles fósiles y la industria han representado el 88% de las emisiones totales de carbono. Los años entre 2014 y 2016 destacan porque las emisiones apenas se movieron pese al crecimiento en el producto interno bruto mundial.

Esta fue la primera vez que las emisiones globales se desacoplaron de la producción económica (un comportamiento impulsado por el uso reducido de carbón en los Estados Unidos y China, así como por las mejoras en la eficiencia energética y el crecimiento de las energías renovables en todo el mundo).

Las emisiones de dióxido de carbono han disminuido a pesar del crecimiento de la actividad económica en 22 países que representan el 20% de las emisiones mundiales. (Entre ellos, se espera que estén Estados Unidos y a UE).También se estima poco probable que las emisiones globales de carbono disminuyan en 2018, según los investigadores.

Pico deseable

“Este año hemos visto cómo el cambio climático puede amplificar los impactos de los huracanes con lluvias más intensas, niveles del mar más altos y condiciones oceánicas más cálidas que favorecen tormentas más poderosas. Este es el retrato del futuro. Necesitamos alcanzar un pico en las emisiones mundiales en los próximos años y reducir las emisiones rápidamente después para reconducir el cambio climático y limitar sus impactos”, declaró Le Quéré.

China, factor clave

Glen Peters, del Centro de Investigación Climática Internacional en Oslo, quien dirigió uno de los estudios, opinó que “el retorno al crecimiento de las emisiones mundiales en 2017 se debe principalmente al crecimiento de las emisiones chinas, que se prevé crecerán un 3,5% en 2017 tras dos años de emisiones decrecientes”

El uso de carbón, la principal fuente de combustible en China, puede aumentar en un 3% debido al mayor crecimiento de la producción industrial y a la menor generación de energía hidroeléctrica debido a la menor cantidad de lluvia”.

El crecimiento en las emisiones de 2017 es una noticia desagradable, pero es demasiado pronto para decir si se trata de un evento aislado en el camino hacia un pico global de emisiones, o es el comienzo de un nuevo período con presión al alza sobre el crecimiento global de las emisiones. Estos investigadores señalan que persisten las incertidumbres en la capacidad para evaluar los cambios recientes en las emisiones, especialmente cuando hay cambios inesperados como en los últimos años.

Esperar la valoración

Así, el crecimiento de las energías renovables y la mejora de la eficiencia energética proporcionan razones para ser optimistas, según explica el investigador Rob Jackson. Los países instalaron una cantidad récord de potencia de generación renovable en 2016, y en 2017 debería ser igual. “Los precios de la energía eólica y solar están cayendo en picado, y las baterías y el almacenamiento están ayudando a equilibrar el suministro y la demanda de electricidad”, dijo Jackson. “El futuro energético del mundo está cambiando ante nuestros ojos”.

Los encargados de formular políticas en la cumbre Bonn se están preparando para organizar el diálogo facilitador, que tendrá lugar el año próximo en Polonia dentro del Acuerdo de París, y que servirá para que cada país analice y evalúe las mediciones de estas emisiones para valorar y verificar los cambios que deben introducir para reducirlas.

Estas son las claves del informe:

1) En 2017, se prevé que las emisiones de CO2 de los combustibles fósiles y de la industria crecerán un 2% tras años sin casi crecimiento (2014-2016). El PIB aumentará un 3,6% según las cifras del FMI.

2) Las emisiones mundiales de todas las actividades humanas sumarán 41.000 millones de toneladas (41 Gt de CO2) para fines de 2017. Mientras tanto, las emisiones de los combustibles fósiles llegarán a 37 Gt de CO2, un nivel récord.

3) Las emisiones de China crecerán un 3,5%, impulsadas por un aumento en el consumo de carbón (el PIB aumentó un 6,8%).

4) Las emisiones de la India crecerán solo un 2%, frente a más del 6% anual durante la última década (el PIB aumentó un 6,7%).

5) Las emisiones de EE. UU. disminuirán un 0.4%, y se prevé que el consumo de carbón aumente levemente (el PIB suba un 2.2%).

6) Las emisiones de la UE disminuyan el 0.2%, cifra menor que la década anterior (el PIB subió 2.3%).

7) Las emisiones de CO2 disminuyeron pese una actividad económica creciente en 22 países que representan el 20% de las emisiones globales.

8) La energía renovable ha aumentado a un ritmo del 14% anual en los últimos cinco años, aunque desde una base muy baja.

9) La concentración de CO2 atmosférico alcanzó 403 partes por millón en 2016, y se espera que aumente en 2.5 ppm en 2017.

Fuente: La Vanguardia