SALA DE PRENSA

Las emisiones de CO2 se estancan por segundo año consecutivo

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía se mantuvieron estables en 2015 por segundo año consecutivo, según los datos preliminares de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Las emisiones globales se situaron en 32.100 millones de toneladas de CO2 en 2015, una cifra que casi no ha variado, tonelada arriba o abajo, desde 2013. Así, las emisiones pasaron de los 32.134 millones de toneladas registradas en 2014 a los 32.137 millones de toneladas el año pasado.

«Los nuevos datos confirman las noticias sorprendentes pero bienvenidas del año pasado: hemos asistido a dos años seguidos de emisiones de gases de efecto invernadero desligándose del crecimiento económico», afirma en un comunicado el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. El responsable de este organismo destacó que las cifras se conocen pocos meses después del histórico Acuerdo de París en la Cumbre del Clima (COP21), que estableció objetivos globales para luchar contra el calentamiento global. «Este es otro impulso a la lucha mundial contra el cambio climático».

Los datos preliminares de la Agencia Internacional de la Energía revelan que la causa de este frenazo en las emisiones está en el papel de las energías renovables en la generación de electricidad. Tanto es así que en 2015 el 90% de la nueva electricidad generada se suplió con renovables, y entre éstas solo la eólica produjo por sí misma más de la mitad de esa nueva electricidad generada. Al mismo tiempo -señala la AIE- la economía mundial continuó creciendo por encima del 3%, «una prueba más de que el vínculo entre el crecimiento económico y el aumento de las emisiones se está debilitando», señala dicho organismo.

En este sentido, la AIE recuerda que en los más de 40 años en que este organismo ha proporcionado información sobre las emisiones de CO2, ha habido solo cuatro períodos en los que las emisiones se mantuvieron o cayeron en comparación con el año anterior. Tres de estos casos estuvieron asociados a crisis económicas globales: a principios de los años 80, coincidiendo con la segunda crisis del petróleo, en 1992 por la disolución de la Unión Soviética, y en 2009 por la recesión económica mundial. Sin embargo, ahora, este estancamiento «llega en medio de la expansión económica», afirma Birol. Según el Fondo Monetario Internacional, el PIB mundial creció un 3,4% en 2014 y 3,1% en 2015.

Descenso en China y EE.UU.

En esta nueva situación, los dos mayores emisores del planeta, China y Estados Unidos, disminuyeron sus emisiones de CO2 relacionadas con la energía. China las redujo en un 1,5%, debido a un menor uso del carbón -que generó menos del 70% de la electricidad, diez puntos porcentuales menos que cuatro años antes, en 2011- y a la apuesta por fuentes bajas en carbono, sobre todo hidráulica y eólica, que han pasado del 19 al 28%.

Por su parte, en Estados Unidos el descenso de las emisiones de CO2 alcanzó el 2%, debido al uso del gas natural en detrimento del carbón para generar electricidad. La disminución observada en los dos grandes emisores se vio compensada por el aumento de las emisiones en la mayoría de otras economías en desarrollo de Asia y Oriente Medio, y también un aumento moderado en Europa, apunta el informe de la AIE.

Fuente: ABC