SALA DE PRENSA

La UE propone al mundo una reducción del 60% de las emisiones de CO2 para 2050

La Comisión Europa quiere que los países se comprometan a reducir en un 60% las emisiones de dióxido de carbono (CO2) para 2050 con respecto a los niveles de 1990, con el fin de que la temperatura global del planeta no supere los dos grados centígrados en comparación con la era preindustrial, ya que los científicos consideran que rebasar ese límite tendría consecuencias irreversibles para la Tierra.
Este objetivo figura en una comunicación hecha pública este miércoles en la que la Comisión Europea fija sus líneas estratégicas con vistas a la próxima cumbre mundial sobre el clima, que se celebrará en diciembre en París (Francia) y que debería acabar con un acuerdo internacional que sustituya al Protocolo de Kioto para frenar las emisiones contaminantes a la atmósfera.
El Ejecutivo comunitario pretende que la cumbre de París concluya con “un acuerdo mundial transparente, dinámico y jurídicamente vinculante en el que todas las partes suscriban compromisos ambiciosos”.
Los 28 países de la UE acordaron en el Consejo Europeo del pasado octubre un acuerdo unánime en materia de energía y cambio climático para 2030 que recoge una reducción del 40% de las emisiones CO2 respecto a los niveles de 1990, una cuota de renovables del 27% y un objetivo del 25% de eficiencia energética.
La Comisión Europea va ahora más allá y llevará a la cumbre climática de París el objetivo ambicioso de reducción del 60% de emisiones de gases de efecto invernadero en 2050.
UE, CHINA Y ESTADOS UNIDOS
Además, la comunicación de la Comisión Europea, de 16 páginas y a la que tuvo acceso Servimedia, señala que el futuro Protocolo de París debería garantizar una examen global cada cinco años para verificar que se cumplen los compromisos de mitigación del cambio climático, fomentar el desarrollo sostenible con la promoción de políticas que disminuyan la vulnerabilidad climática de los países y movilizar a los sectores público y privado en la puesta en marcha de medidas de bajas emisiones a la atmósfera.
“Se espera que todas las naciones del G-20, que representan alrededor del 75% de las emisiones globales, así como otros países de altos y medianos ingresos ratifiquen el protocolo (de París) y lo pongan en práctica a partir de 2020”, indica la Comisión Europea.
Subraya que la UE, China y Estados Unidos deben “enviar una señal muy importante de liderazgo político” y se unan “lo antes posible” al Protocolo de París, que entrará en vigor cuando lo ratifiquen los países que hayan emitido más de 40 gigatoneladas de CO2 equivalente en 2015, lo que representa el 80% de las emisiones actuales.
Por otro lado, la Comisión Europea ha aprobado un documento que muestra una estrategia marco con miras a crear una Unión de la Energía y otra comunicación para alcanzar el objetivo de 10% de interconexión eléctrica hasta 2020.
“Hoy hemos marcado el camino hacia un mercado europeo de la energía conectado, integrado y seguro. ¡Hagámoslo realidad! Ese camino nuestro que garantice una verdadera seguridad energética y la protección del clima empieza aquí, en Europa. Por ello, me concentraré en la construcción de nuestro mercado común de la energía, en cómo ahorrar más energía, aumentar las energías renovables y diversificar nuestro abastecimiento energético. Tras décadas de retraso, ya no vamos a desperdiciar más oportunidades para crear una Unión de la Energía”, señaló Miguel Arias Cañete, comisario de Acción por el Clima y Energía.

 

Fuente: El Economista