SALA DE PRENSA

La futura Ley de Cambio Climático prevé “ventajas” para empresas que compensen sus emisiones de CO2

La Ley de Cambio Climático en cuyo anteproyecto trabaja la Junta de Andalucía prevé la reducción de emisiones de CO2 mediante la adhesión obligatoria al Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones (SACE) de aquellas empresas con una potencia contratada superior a cuatro gigavatios y el establecimiento de “ventajas” para aquellos entes que, sin estar obligados por ley a asumir este sistema, lo hagan.

En una entrevista concedida a Europa Press, la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, ha concretado que se animará a las empresas a que, sin tener que hacerlo, puedan presentar sus proyectos de compensación, con aspectos que redunden en su beneficio y relacionados, por ejemplo, con las licitaciones públicas.

Ello, al margen del “marchamo de calidad” que para la empresa supondrá el ser “sostenible y contribuir a la lucha contra el cambio climático y a favor de la conservación del patrimonio natural y la biodiversidad”.

La normativa, cuyo borrador ha estado en fase de exposición pública hasta este lunes, supondrá agrupar las estrategias que a través del SACE ya se vienen haciendo desde 2002, con carácter actualmente voluntario para las empresas que quieran adherirse.

Ahora se pretende, según Serrano, una “obligatoriedad” para las actividades del sector difuso –al que va dirigido la ley, no sujeto al derecho de compra de emisiones según la normativa europea, que supone el 55 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono y que abarca ámbitos como el transporte, la agricultura o la administración– con mayor nivel de contaminación.

De esta manera, la consejera ha explicado que estas industrias serán obligadas a presentar proyectos de compensación, con obligaciones de reforestación o repoblación de determinadas zonas. “En algunos casos se puede hasta estudiar o ver la viabilidad de recuperar lagunas o ayudar a recobrar determinados suelos”, ha especificado.

LOS AYUNTAMIENTOS, “ALIADOS INDISCUTIBLES”

Asimismo, el Ejecutivo autonómico pretende incentivar a ayuntamientos, “aliados indiscutibles”, y administraciones para que se impliquen y pongan en marcha en sus gobiernos medidas contra este fenómeno, fomentando la adhesión al SACE y políticas de movilidad sostenible, ahorro y eficiencia energéticos o un urbanismo sostenible “que luche y contribuya a la mitigación de los efectos del cambio climático”.

La Junta, según ha recordado la titular andaluza de Medio Ambiente, está enfrascada en el trabajo “participativo” de reunión con colectivos y administraciones para explicar el anteproyecto, “aceptando propuestas y mejoras”. “Estamos abiertos a que sea una ley con el mayor consenso posible, para la lucha contra este fenómeno desde una comunidad autónoma con un territorio y una biodiversidad muy amplios”, ha detallado.

Y es que las consecuencias podrían ser “bastante negativas” y, por ello, “debemos estar preparados con políticas de adaptación, comunicación y mitigación”, con una normativa “pionera” que “no tiene voluntad sancionadora ni pretende castigar, sino ser educativa y concienciar”.

En cuanto a los plazos, Serrano ha confiado en que en el primer semestre de 2015 o, “como muy tarde”, para el otoño de este año los trámites parlamentarios y burocráticos queden concluidos y, por tanto, la ley esté aprobada definitivamente y entre en vigor.

Fuente: La Información