SALA DE PRENSA

La Cumbre del Clima de Bonn concluye sentando las bases para la aplicación del Acuerdo de París

La COP23, que terminó esta madrugada, permitirá la aplicación e implementación del Acuerdo de París de 2015 y sus conclusiones posibilitarán el cumplimiento de los objetivos para llegar a la próxima reunión de Polonia, según el Ministerio de Medio Ambiente.

La 23 Conferencia de las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como Cumbre del Clima o COP23, concluyó esta madrugada en Bonn (Alemania) sentando las bases para la aplicación del Acuerdo de París, adoptado en 2015 y cuyo objetivo es que los países reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero para que el aumento de la temperatura del planeta no supere los 2ºC o se acerque a 1,5ºC con respecto a los niveles de la era preindustrial.

La Cumbre del Clima de Bonn, que se celebró desde el pasado 6 de noviembre con la Presidencia de Fiyi (país que renunció a organizarla por motivos logísticos), contó con la asistencia de 16.028 participantes (9.202 de 194 países y la UE; 5.543 de organizaciones y observadores, y 1.283 representantes de medios de comunicación), según datos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc).

El documento aprobado esta madrugada tiene un carácter técnico e incluye varios ‘encargos’ a la Cumbre del Clima de 2018, que se celebrará en Katowice (Polonia), puesto que los países muestran su “firme determinación de supervisar y acelerar la finalización del programa de trabajo” del Acuerdo de París en la cita climática mundial del próximo año.

El texto califica de “suma importancia” que los casi 200 países de la Cmnucc mantengan la “ambición” climática antes de 2020 y reconoce el compromiso asumido por los países desarrollados de movilizar a partir de este año 100.000 millones de dólares (unos 84.800 millones de euros) anuales para ayudar a los países en desarrollo a que pongan en marcha medidas de mitigación del cambio climático.

La delegación española, a través del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, afirmó que en Bonn se logró mantener el impulso político en la lucha contra el cambio climático porque ha cumplido los objetivos establecidos para llegar a la Cumbre del Clima de Katowice con un programa de trabajo definido y acordado entre todos los países que permita aplicar el Acuerdo de París, lo que ocurrirá a partir de 2020, cuando finalice la vigencia del Protocolo de Kioto.

La Cumbre del Clima de Bonn sirvió para avanzar en la ‘letra pequeña’ del Acuerdo de París. Medio Ambiente aseguró que su principal éxito es que “se ha demostrado que la comunidad internacional sigue adelante con la agenda climática” y “no ha habido retroceso en ninguno de sus temas tratados”.

El departamento dirigido por Isabel García Tejerina indicó que Bonn cumplió con los tres objetivos que tenía marcados: avanzar en el programa de trabajo del Acuerdo de París, que tiene que estar finalizado en 2018; aprobar el diseño y las modalidades del llamado Diálogo Facilitador (o Diálogo de Talanoa), que se celebrará el próximo año, e impulsar la agenda de vulnerabilidad de la Presidencia de Fiyi para las poblaciones y los países que más sufren los impactos del cambio climático.

Ecologistas

Por otro lado, diversas organizaciones o partidos políticos de corte ecologista mostraron opiniones diversas sobre los resultados de la Cumbre del Clima de Bonn.

Florent Marcellesi, eurodiputado de Equo, declaró que “los líderes mundiales tienen que ser más ambiciosos para poder cumplir con el objetivo de 1,5ºC del Acuerdo de París”. “Si bien la emergencia de una coalición de ciudades, empresas y Estados estadounidenses pro-clima es una noticia reconfortante, la ausencia de Washington en las negociaciones ha dejado un vacío en esta cumbre climática. Frente a ello, es hora de que la UE asuma con más fuerza su papel de liderazgo”, apuntó.

Marcellesi indicó que una de las iniciativas más importantes de Bonn fue el compromiso de varios países para cerrar sus centrales de carbón (como Bélgica, Dinamarca, Francia o Reino Unido), al que no se han sumado “la UE en su conjunto y España”.

Por otra parte, Greenpeace llamó a los líderes mundiales a trasformar los modelos energéticos y los usos del suelo de sus países “hasta abandonar totalmente las energías sucias” y valoró el “fracaso” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en “sus intentos de parar las negociaciones climáticas” tras anunciar que abandonaría el Acuerdo de París, con lo que “la acción climática continúa”.

WWF puso en valor los avances de la Cumbre del Clima de Bonn para aumentar la ambición climática en los próximos años, pero indicó que “aún queda mucho trabajo por hacer para aprovechar la estrecha ventana de oportunidad que aún queda” para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, como fortalecer la acción climática, finalizar el reglamento del Acuerdo y decidir cómo revisar y fortalecer la ambición de los compromisos climáticos después de 2020.

SEO/BirdLife recalcó que la Cumbre del Clima de Bonn ha concluido “sin cerrar lo importante” porque “el lento ritmo de la diplomacia climática, trufada de tímidos avances y declaraciones de intenciones postergadas a la cita del año próximo, no avanza a la misma velocidad que el vertiginoso calentamiento global que, en la península ibérica, contribuye decisivamente a la pérdida de biodiversidad, al actual periodo de sequía o a la escalada de incendios forestales, entre otros muchos impactos”.

Por último, Ecologistas en Acción indicó que “los grandes discursos ocultan una temeraria falta de trabajo” porque dos años después de adoptarse el Acuerdo de París “siguen sin existir avances reales que permitan el incremento de la ambición en 2020”.

Fuente: Expansión