SALA DE PRENSA

El Govern evalúa la Estrategia de adaptación al cambio climático

El Govern ha evaluado hoy los resultados de la Estrategia Catalana de Adaptación al Cambio Climático (ESCACC), puesta en marcha hace 4 años con el objetivo de establecer 182 medidas de adaptación al cambio climático.

La ESCACC fue aprobada por el Ejecutivo en noviembre del 2012 y establecía que se tenía que realizar un informe de revisión de la misma a través del seguimiento y la evaluación de los impactos del cambio climático y de las medidas de adaptación -acciones para ajustar el entorno humano y natural a los cambios del clima-.

El documento presentado hoy por el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, destaca que se han cumplido el 83 % de las medidas genéricas -transversales a todos los sistemas naturales y los sectores socioeconómicos- previstas en la Estrategia, como por ejemplo la redacción de una ley catalana sobre el cambio climático o el impulso de subvenciones para estimular la redacción de planes de adaptación de la Administración local.

El informe señala que se han llevado a cabo el 72 % de las medidas específicas -centradas en sistemas naturales y en sectores socioeconómicos concretos-, entre las que sobresalen la mejora de eficiencia en el uso del agua o la promoción de la investigación de los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad.

El texto incluye que únicamente no se ha comenzado a trabajar en el 14 % de las medidas genéricas y en el 12 % de las específicas.

El documento constata que la aplicación del conocimiento en capacidad adaptativa en acciones concretas “que reduzcan la vulnerabilidad de nuestro territorio y de las actividades socioeconómicas que se realizan, va atrasada”.

Además, “se detecta una clara implicación del sector público en la multitud de medidas y acciones emprendidas”, afirman desde la Generalitat.

En cambio, en cuanto al sector privado, “se observa una baja implementación de medidas de adaptación que reduzcan la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático”, añaden.

Una de las medidas más destacadas del ESCACC es el proyecto de una ley catalana del cambio climático, que está actualmente en tramitación parlamentaria y que establece objetivos de mitigación y de adaptación al cambio climático “como base de un nuevo modelo de desarrollo económico sostenible, innovador, competitivo, y creador de riqueza y de puestos de trabajo”, afirman desde la Generalitat.

El proyecto de ley incluye el concepto de vulnerabilidad social como un elemento clave en la adaptación al cambio climático, ya que, según la Generalitat, las políticas de adaptación son también políticas de equidad.

Fuente: La Vanguardia