SALA DE PRENSA

España pide reducción emisiones contaminantes atienda situación de cada país

España ha pedido hoy que la reducción de las emisiones de determinados contaminantes atmosféricos de cara a 2030, que pretende fijar nuevos máximos para esas sustancias, tenga en cuenta las circunstancias de cada país, según ha declarado la ministra española de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.
El asunto se ha tratado en el marco de un debate de orientación sobre la propuesta de directiva relativa a la reducción de las emisiones de determinados contaminantes atmosféricos, que forma parte de un programa de la UE cuya finalidad es mejorar las normas de calidad del aire en la Unión.
García Tejerina ha explicado que la normativa establece dos periodos: “Un primer periodo hasta el año 2020, con unas limitaciones, techos máximos de emisiones, que corresponden con los compromisos de Gotemburgo, donde España está en disposición de cumplir”.
En el segundo periodo, hasta 2030, “los recortes propuestos son verdaderamente ambiciosos, en algunos casos superan el 45 % de los techos actuales, y nosotros estamos pidiendo que se haga un análisis partícula por partícula (…) y también que se consideren las circunstancias de cada uno de los países”, ha añadido.
Como ejemplo del tipo de especificidades a considerar, la ministra se ha referido a la contaminación transfronteriza, que en España “apenas tiene impacto. Somos una península y con Francia todos sabemos las barreras geográficas que nos separan”.
Además, ha explicado la ministra, en el caso de España “no es lo mismo las necesidades de las medidas en las grandes concentraciones urbanas que en el resto del territorio”.
Por ello, se pide que “en este debate los techos finales tengan en cuenta cada una de las partículas consideradas de los sectores afectados”, y que para la adaptación “se consideren las circunstancias de cada uno de los países”, ha insistido.
La directiva propuesta sobre topes de emisiones nacionales plantea establecer nuevos máximos de cara a 2020 y 2030 para seis contaminantes, de manera que se añaden dos nuevos, el metano y las partículas en suspensión, a los cuatro que ya estaban regulados: el dióxido de azufre (SO2), los óxidos de nitrógeno (NOx), los compuestos orgánicos volátiles (COV) y el amoníaco (NH3).
Los dos principales escollos son la inclusión del metano, puesto que algunos países se oponen debido a que este gas ya está cubierto por la directiva de calidad del aire, y las metas propuestas por la Comisión Europea para 2030, mientras que las de 2020 cuentan con un mayor consenso, según se pudo ver durante el debate.
Por otra parte, el Consejo abordó el estado de las negociaciones sobre el cambio climático que están teniendo lugar en el marco de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).
“Estamos trabajando para llegar a finales de año en París a un acuerdo universal. Queremos que, como hasta ahora, 196 países sigamos comprometidos y presentemos propuestas en materia de cambio climático, que sean vinculantes”, ha dicho la ministra.
Entre los asuntos destacados hoy durante el debate, se ha referido a la necesidad de llevar a cabo una revisión quinquenal de los acuerdos que se alcancen y a la importancia para llegar a un acuerdo de que, aparte de los esfuerzos para la mitigación, se contemplen “cuestiones de adaptación y financiación”.
La ministra ha destacado además la colaboración de España con países de América Latina, a través de la red iberoamericana de oficinas de cambio climático, para ayudar a que los países vayan presentando sus compromisos.
Por último, los ministros debatieron una comunicación de la Comisión sobre el Protocolo de París, que forma parte del conjunto de medidas en relación a la Unión de la Energía.
Fuente: La Vanguardia