SALA DE PRENSA

El Gobierno británico suprime el Ministerio de Cambio Climático

La primera ministra británica Theresa May ha decidido suprimir de un plumazo el Ministerio de Energía y Cambio Climático y nombrar al mismo tiempo secretaria del Medio Ambiente a Andrea Leadsom, la euroescéptica que hace apenas un año preguntó abiertamente a sus colaboradores: “¿Es real el cambio climático?”.

La doble decisión de la nueva Dama de Hierro ha causado estupor entre los británicos y ha reactivado el miedo a una “marcha atrás” ambiental impulsada por el Brexit, tal y como han advertido desde el naturalista David Attenboroughal mismísimo Stanley Johnson, padre de Boris Johnson, al frente deEnvironmentalists for Europe.

“Estamos ante una decisión absolutamente estúpida”, ha declarado el laborista Ed Miliband, una de las voces más críticas contra la supresión del Ministerio de Energía y Cambio Climático (reconvertido en Comercio, Energía y Estrategia Industrial). Miliband fue el primer secretario de Estado del departamento creado en el 2008 por el premier laborista Gordon Brown y mantenido durante seis años por David Cameron.

“Los nombres de los departamentos marcan las prioridades y está claro que el cambio climático ha dejado de ser una prioridad para este Gobierno”, denunció Miliband, en el momento de recordar cómo el Reino Unido (que aprobó también hace ocho años la Ley del Cambio Climático) había sido hasta el momento una referencia obligada en Europa.

“Estamos ante un evidente paso atrás en todos nuestros esfuerzos hasta la fecha ante el cambio climático”, declaró por su parte el liberal-demócrata Ed Davey, que estuvo al frente del departamento entre el 2012 y el 2015 y ha denunciado la falta de acción de los gobiernos conservadores tras el acuerdo de París.

La reacción de los ecologistas

El nombramiento de Andrea Leadsom como nueva secretaria de Medio Ambiente ha puesto al mismo tiempo en guardia a los grupos ecologistas. Leadsom, partidaria del Brexit, ha reconocido personalmente que las dos primeras preguntas que lanzó a sus colaboradores cuando fue nombrada secretaria de Estado de Energía fueron estas: “¿Es real el cambio climático?” y “¿Es seguro el fracking?”.

Con el tiempo, ha llegado a la conclusión de que las dos respuestas son positivas, de ahí el impulso que su departamento decidió dar a la extracción de gas y petróleo por el controvertido método de la fracturación hidráulica. Otro de sus caballos de batalla ha sido siempre la caza del zorro, que volverá seguramente a estar permitida en los próximos meses.

En menos de 48 horas, con dos simples decisiones, Theresa May ha dado a entender que la marcha atrás en cuestiones ambientales es inevitable, y eso por no hablar de las protecciones de la UE que pueden quedar en aguas de borrajas en los próximos dos años: desde los límites máximos de contaminación a la protección de espacios naturales.

Para Andrew Cooper, portavoz de Greenpeace en el Reino Unido, la suerte está tristemente echada con la llegada de la nueva primera ministra: “Nombrar secretaria de Medio Ambiente a Andrea Leadsom y suprimir el Ministerio de Energía y Cambio Climático es una manera de mandar un claro mensaje: el cambio climático no figura en nuestra agenda”.

Fuente: El Mundo