SALA DE PRENSA

El Acuerdo de París sobre cambio climático, a punto de entrar en vigor

El Acuerdo de París sobre Cambio Climático, firmado en diciembre del 2015, podría entrar en vigor este mismo año, después de que un total de 31 países hayan ratificado ante la ONU en Nueva York este texto, que persigue limitar el calentamiento del planeta. “La entrada en vigor del acuerdo antes de fin de año será una etapa clave hacia un porvenir más seguro, más justo y más próspero”, ha señalado el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon.

El acuerdo cerrado en París, en diciembre del 2015, persigue contener el calentamiento climático para evitar una subida de temperaturas por encima de los dos grados con relación a las de la época preindustrial. Para su entrada en vigor, el acuerdo debe ser ratificado por 55 países que representen el 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero. De momento, ya hay 60 países que lo han ratificado; en total, cubren el 47,7 % de los gases globales, por lo que apenas queda alcanzar el 7,3 % de las emisiones para que el acuerdo se ponga en marcha.

El comisario europeo de Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, ha manifestado su interés en que el acuerdo no entre en vigor sin la participación de Europa, que además podría aportar todas las emisiones que faltan (supone un 12 % del total global). Arias Cañete ha convocado a un consejo extraordinario a los 28 ministros de Medio Ambiente europeos el próximo viernes 30 de septiembre con el fin de aprobar una declaración que permita formalizar la ratificación del bloque y presentarla a Naciones Unidas a principios de octubre, justo a tiempo de formar parte cuando entre en vigor, según informa Efe.

China y Estados Unidos, los dos principales países emisores de CO2, han ayudado a acelerar el proceso, al ratificar el texto el 3 de septiembre. La ministra francesa de Medio Ambiente, Ségolène Royal, cuyo país presidió la conferencia COP21 de París, ha confiado en que el acuerdo entre en vigor antes de la próxima conferencia de la ONU sobre el clima que se celebrará entre el 7 y el 18 de noviembre en Marrakech, en Marruecos. La conferencia se abrirá la vigilia de la elección del presidente de Estados Unidos, donde el candidato republicano Donald Trump amenaza con deshacer el acuerdo si es elegido.

Una treintena de nuevos apoyos

Entre los 31 países que han remitido sus instrumentos de ratificación a la ONU figuran varios países sudamericanos (Argentina, Brasil, México), así como Singapur, Tailandia, Bangladesh y los Emiratos Árabes Unidos. Sin embargo, aún no lo ha hecho España, cuyo gobierno invoca la situación de interinidad del Ejecutivo para no enviar la ley el parlamento español. Para la UE, la ratificación de citado acuerdo comporta hacerlo como Unión y como estado miembro.

Un total de 195 naciones suscribieron el pacto de París para poner coto a las emisiones de gases. Varios análisis han puesto en duda que el pacto sea suficiente para prevenir un aumento de temperaturas de dos grados.

Mitigar el calentamiento

Mitigar el calentamiento es lo fundamental del pacto. Una elevación de las temperaturas por encima de los dos grados comportaría un agravamiento de los riesgos climáticos (subida de temperaturas, olas de calor, elevaciones del nivel del mar, inundaciones y sequías susceptibles de generar penurias alimentarias). Algunos países, como Costa Rica, han expresado, a través de su ministro Edgar Gutiérrez, que el umbral marcado no es suficientemente ambicioso, dada la aceleración del calentamiento.

La máxima responsable de la ONU para el cambio climático, Patricia Espinosa, dio ayer las gracias a los 31 gobiernos que han ratificado pacto. En un acto especial, organizado por el secretario general de la ONU, depositaron su instrumento de ratificación, aprobación o adhesión Albania, Antigua y Barbuda, Argentina, Bangladesh, Belarús, Brasil, Brunei Darussalam, Dominica, Gana, Guinea, Honduras, Islandia, Kiribati, Madagascar, México, Mongolia, Marruecos, Namibia, Níger, Panamá, Papua Nueva Guinea, Senegal Singapur, Islas Salomón, Sri Lanka, Swazilandia, Tailandia, Tonga, Uganda, Emiratos Árabes Unidos y Vanuatu.

Planes o contribuciones nacionales firmes

La entrada en vigor pondrá en marcha una serie de actividades de procedimiento. Por ejemplo, implicará la celebración de la primera conferencia de las partes. Los planes nacionales de acción climática o contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (INDC, por sus siglas en inglés), que fueron presentadas antes de la conferencia de París, pasarán a ser denominadas contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés).

“A 21 de septiembre, tenemos 60 partes que han depositado sus respectivos instrumentos, que se suman los presentados durante los últimos meses por otras 29 partes. Con ello, las naciones dan un impulso extraordinario y envían una señal clara de su determinación a implementar ya el Acuerdo de París y a aumentar el nivel de ambición en las próximas décadas”, dijo Patricia Espinosa. “Ahora estamos deseando ver la etapa final, 30 días después de la cual, se producirá la entrada en vigor. Esto se producirá cuando las partes que han ratificado, aceptado, aprobado o accedido al acuerdo de París ante la ONU, sumen el 55 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero”, recordó Espinosa.

Tal vez, antes de Marrakesh

“Hoy podemos decir, incluso con más confianza, que ese momento histórico está más cerca, puede que incluso antes de que los gobiernos se reúnan para la próxima ronda de negociación en Marrakech, Marruecos, en noviembre”, dijo. “Hay que hacer avanzar numerosos asuntos, desde la preparación de un reglamento para hacer operativo el acuerdo hasta el fomento de la confianza entre los países en desarrollo de que los 100.000 millones de dólares que les prometieron las naciones desarrolladas (para el 2020) efectivamente van a llegar”, dijo Espinosa.

El caso de España

En el caso de España, pese a la situación de interinidad del Gobierno, diputados y expertos negociaciones climáticas consultados por Efe sostienen que es perfectamente factible ratificar y formar parte de este acuerdo histórico, a nivel país, cuando entre en vigor. La vía sería que el Consejo Ministros iniciara un trámite de urgencia para convocar sendos plenos extraordinarios para aprobar el instrumento de ratificación tanto en el Parlamento y como en el Senado, de manera que en cuanto la aprobación de las Cortes fuera publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE) España ya estaría en condiciones de depositarlo en las Naciones Unidas.

Fuentes de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC) del Gobierno ha confirmado que esta oficina ya tiene preparado el instrumento de ratificación, aunque falta una decisión política. “España ha venido defendiendo la importancia de que la UE y sus estados miembros estén en posición de ratificar lo antes posible, para mantener así su liderazgo en la agenda internacional y poder participar adecuadamente en la primera sesión de la Conferencia de las Partes una vez que el Acuerdo entre en vigor”, indicaron.

“España defiende la rápida ratificación del Acuerdo de París por parte de la Unión Europea para evitar los riesgos políticos que se pueden generar frente a EEUU y China, y así lo defenderá en el Consejo extraordinario de Medio Ambiente del día 30 de septiembre. Para España es importante tener preparado nuestro instrumento de ratificación para apoyar el Acuerdo de París y, de esta manera, se han venido dando todos los pasos necesarios para avanzar en el proceso interno y para que esté lista la ratificación nacional en cuanto sea legalmente posible, con la elaboración del expediente administrativo correspondiente que ha avanzado hasta el dictamen del Consejo de Estado”.

Fuente: La Vanguardia