SALA DE PRENSA

China creará un sistema de comercio de derechos de emisión de CO2 en 2017

China, el país más contaminante del mundo, pondrá en marcha en 2017 un sistema nacional de comercio de derechos de emisión de CO2, con el que espera dar un paso decisivo en la lucha contra el cambio climático.

El presidente de China, Xi Jinping, hará el anuncio hoy después de reunirse en Washington con su homólogo estadounidense, Barack Obama, adelantaron ayer fuentes oficiales estadounidenses.

El mandatario chino también anunciará un aporte «sustancial» a la financiación de proyectos contra el cambio climático en países en desarrollo, según indicaron las mismas fuentes a periodistas.

El sistema que implementará China en 2017 se conoce en inglés como «cap and trade» y consiste en la fijación de un límite para las emisiones de carbono, y el permiso para que las compañías del país que no lleguen a ese límite puedan vender créditos a otros que se pasen del máximo.

Esas empresas más contaminantes pueden de ese modo seguir contaminando más de lo permitido, al tiempo que a nivel general se mantienen las emisiones bajo el límite fijado.

Según los funcionarios estadounidenses, que hablaron con la prensa bajo condición de anonimato, el sistema nacional cubriría la generación de energía eléctrica y las industrias química, del acero y del cemento, entre otras.

El compromiso estará dentro de un comunicado conjunto entre Obama y Xi sobre la lucha contra el cambio climático, con el que buscan avanzar sobre la base de los compromisos de reducción de emisiones de carbono que ambos anunciaron en noviembre pasado.

China anunciará también «un aporte significativo a la financiación de (políticas sobre) el clima», indicó uno de los funcionarios estadounidenses. La fuente no quiso revelar la cantidad que comprometerá China, pero matizó que no se tratará de una aportación al Fondo Verde para el Clima de las Naciones Unidas.

Estados Unidos, por su parte, no tiene previsto hacer ningún anuncio hoy sobre aportaciones financieras extra, sino que reafirmará el compromiso que hizo en noviembre pasado de donar 3.000 millones de dólares al Fondo Verde para el Clima, que se creó para gestionar transferencias con el fin de que los países que son vulnerables al cambio climático puedan hacer frente a sus consecuencias y prevenir su agravamiento en el mundo.

Las dos potencias quieren demostrar su «compromiso para implementar esos objetivos y liderar» en las negociaciones para el acuerdo de París, aseguró un funcionario estadounidense.

Fuente: ABC