SALA DE PRENSA

Cañete defiende restringir la retroactividad en las normas para garantizar a las empresas seguridad jurídica

El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, ha defendido este lunes en el Congreso la restricción de normas de carácter retroactivos con el fin de “garantizar a la inversión una perspectiva de futuro con seguridad jurídica”.

Durante su comparecencia ante la Comisión para el estudio del Cambio Climático, a la que ha acudido para informar sobre nuevas medidas en esta materia, ha destacado que uno de los aspectos de las últimas normas aprobadas es que se “pone coto a la retroactividad”.

“Las disposiciones no pueden ser retroactivas. Hay que garantizar marcos estables y garantizar a la inversión una perspectiva de futuro con seguridad jurídica”, ha señalado, recordando que ese aspecto “no estaba regulado antes”.

Todo ello en medio del debate sobre las retribuciones a la distribución y el transporte de energía eléctrica planteado que plantea el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Alvaro Nadal, a pesar de que la renovación de estos parámetros no está previsto en la normativa hasta 2020.

UNA PLANIFICACION INTEGRAL DE LA TRANSICION ENERGETICA

Durante su comparecencia, Arias Cañete ha reclamado que, además del necesario consenso para sacar adelante la legislación sobre el cambio climático, España ponga en marcha una “planificación integral”, que incumba a los distintos ministerios y con “objetivos ambiciosos”.

“Todo lo que estamos poniendo en marcha no sirve de nada si los países miembros no tienen planes ambiciosos”, ha aseverado el exministro, destacando que será cuando España presente su plan, cuando puedan evaluar si el Gobierno está comprometido con los objetivos que marcados en el ámbito comunitario. Por ahora, ha señalado que está por encima de la senda de objetivos hasta 2020, mientras que países como Alemania o Francia se mantienen por debajo.

Asimismo, Cañete ha defendido que estos planes deben hacerse “con consulta a la sociedad civil, con participación de los Parlamentos, de los ayuntamientos y de las empresas”, y que “tienen que estar muy bien definidos para marcar la política de los próximos diez años”.

En este sentido, ha reclamado fijarse en las normas de gobernanza que la ‘Comisión Juncker’ está impulsando. “Necesito que todos los países tengan objetivos ambiciosos, que sumen para conseguir los objetivos europeos. Y que todos los países hagan esfuerzos”, ha aseverado el exministro español.

“ESTOY POR LA AMBICION, PERO SIN ACUERDO NO HAY POLITICA”

El comisario de Acción Climática y Energía ha subrayado la importancia de que la estrategia europea contenga una revisión de los objetivos –ha puesto el ejemplo de que ahora pueden contemplar cotas más ambiciosas ante la caída del coste de energías renovables– y ha destacado las diferencias en los distintos niveles institucionales, pues si bien el Parlamento Europeo fija un 35% de uso de renovables, “en el Consejo está en el 27%”.

“¿Dónde nos quedaremos? Yo soy el amigable componedor de esta operación. Piensen ustedes que estoy por la ambición, pero también por el acuerdo. Porque si no hay acuerdo no hay política. Tenemos que conseguir una norma que sea vinculante y que inspire los planes nacionales de energía y clima”, ha manifestado Cañete.

En este sentido, ha remarcado que un uso del 30% de energía renovable y del 30% de la eficiencia energética llevaría la reducción de emisiones al 43%, por encima del 40% marcado como objetivo, y si las cuotas llegaran al 33% en ambos casos, la reducción llegaría al 45,8%. Dos puntos más, llevar tanto eficiencia como renovables al 35%, reduciría el nivel de emisiones un 47,5%.

EVITAR “COSTES EXCESIVOS” EN EL AUTOCONSUMO

Por otro lado, Arias Cañete también ha defendido que la regulación comunitaria permitirá que aquellas personas que recurran al autoconsumo energético tendrán “derecho” a producir, vender, conectarse a la red energética, una simplificación de los costes administrativos y “no verse obligados a pagar costes excesivos”.

En este sentido, ha señalado que será la Comisión Europea la encargada de definir “qué es excesivo y qué no”, algo que ya se discute en el Consejo Europeo, “que es muy restrictivo”, ha apuntado, y el Parlamento Europeo, “que es muy flexible”.

“Veremos cuál es el término medio, pero regularemos el autoconsumo de una forma que en toda la Unión Europea se aplique uniformemente. Ahora no estaba regulado y cada país hace una cosa distinta”, ha manifestado, justificando que hasta hora no estuviera en la legislación “porque no se daba el supuesto de abaratamiento que fomenta que los particulares aborden masivamente la producción”.

Fuente: Expansión