SALA DE PRENSA

Acuerdo internacional para reducir las emisiones de CO2 de los aviones

Los principales países del mundo llegaron en la madrugada de este lunes (hora española) a un acuerdo para, por primera vez en la historia, establecer un estándar de reducciones de emisiones de dióxido de carbono para la aviación comercial, informaron los participantes.

El acuerdo, alcanzado en Montreal (Canadá) por 23 países en el seno de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI), tiene que ser todavía aprobado por el consejo de gobierno del organismo de la ONU, pero se espera que entre en vigor en el 2017.

Estados Unidos dio como hecho la aprobación del acuerdo que la OACI ha calificado como “recomendaciones” realizadas por 170 expertos internacionales del Comité sobre Protección Ambiental de la Aviación (CAEP, por sus siglas en inglés) del organismo.

Según la Casa Blanca, “cuando estén totalmente implementados, se espera que los estándares reduzcan las emisiones de carbono en más de 650 millones de toneladas entre 2020 y 2040”. Esta cifra equivale a retirar más de 140 millones de vehículos de la carretera durante un año.

Un funcionario de la Casa Blanca calificó el acuerdo de “histórico”, consideró que es “un gran paso adelante” en la agenda global contra el cambio climático y subrayó que se aplicará tanto a aeronaves que están en producción como a las que se fabricarán en el futuro, aunque no a las actualmente operativas. “Estados Unidos ha presionado mucho para tener un buen estándar y estamos orgullosos de haber logrado un acuerdo tan sólido”, indicó a los periodistas el funcionario, que pidió el anonimato.

AERONAVES VETADAS

El presidente del consejo del organismo de la ONU, Olumuyiwa Benard Aliu, calificó como “recomendación” las medidas medioambientales aprobadas. El acuerdo también establece el cese de producción en el 2028 de todas las aeronaves que no cumplen los estándares.

La OACI dijo que las normas tendrán especial impacto en los aviones de mayor tamaño dado que los aparatos que pesan más de 60 toneladas son responsables por el 90% de las emisiones de la aviación internacional.

“El objetivo de este proceso es finalmente asegurar que cuando la próxima generación de aviones entre en servicio, se garantices reducciones en las emisiones internacionales de dióxido de carbono”, explicó Aliu.

La Comisión Europea (CE) ha aplaudido el acuerdo, que considera “un importante paso para frenar las emisiones en la aviación”, señaló la comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc.

Bulc recordó que una política ambiciosa en materia de clima es una parte integral del plan de la CE para crear una Unión Energética y una prioridad de la nueva Estrategia de Aviación. La UE, dijo, “ha desempeñado un papel central a la hora de forjar este acuerdo, al igual que hizo ya en la COP21 en París”, sostuvo.

Fuente: El Periódico